• Banner Atencion Socioeducativa.png
  • Banner Integracion.png
  • Banner Salud Mental.png
  • Escaparate-Aspaneps.jpg


Los orígenes

Todo comenzó como un proyecto. Un proyecto que a lo largo del tiempo se fué concretando, transformando y evolucionando, constituyéndose como un recurso para la sociedad en el ámbito de la intervención psicosocial. El origen de Aspaneps es la de muchas otras asociaciones que nacen a partir de la necesidad y del deseo de un grupo de personas que comparten problemas que derivan de su condición personal y/o social y afectan a su calidad de vida, y a su bienestar o el de sus allegados. La trayectoria histórica de la asociación nos remonta a los últimos años de la década de los 70 y a la experiencia del Centro Psico-social de Ferrol, dispositivo promovido por Cáritas que venía desarrollando su labor en Ferrol y comarca a partir de una novedosa experiencia, tanto en Galicia como en el resto del estado, en el campo de la salud mental comunitaria. Pese a que en un principio el Centro Psicosocial comenzó su labor teniendo como destinatarios la población adulta, en 1978 se reconocieron las dificultades que el niño/a y a su familia tenían que afrontar en la crianza y la escolarización, así como de la carencia de medios para resolverlas ya que requerían la intervención de profesionales especializados. En nuestra sociedad, la familia y la escuela son dos ambientes esenciales que contribuyen en mayor o menor grado al desarrollo saludable del niño/a, hasta convertirse en un ser adulto. Es pues un proceso y una responsabilidad importante que requiere de recursos y apoyo ya que no está exento de numerosas dificultades que pueden afectar de modo, a veces permanente, a la calidad de vida de las personas. Desde esta iniciativa comunitaria y con la colaboración de algunas asociaciones vecinales y varias maestras comenzó un espacio asistencial específico para los niños/as, denominado “reeducativo” en el sentido rehabilitador, que contribuyese a compensar y paliar las dificultades que algunos menores tenían para aprender y afrontar con éxito su escolaridad. Ante las dificultades en el mantenimiento del centro para facilitar la asistencia se ofreció a los padres y madres afectados la alternativa de abordar los problemas por su cuenta y crear una organización específica e independiente.

Los primeros pasos

Así, en 1980 se constituye la Asociación de Pais de Nenos con Problemas Psicosociais (Aspaneps) aglutinando a las familias que habían tomado parte activa en el proceso y abriéndose a la incorporación de otras nuevas. Hay que destacar, como recogen Xosé García y Emilio González en su libro “As institucións da locura en Galicia. Por una nova psiquiatría” que “os factores que fixeron posible a experiencia foron a toma de conciencia da falta de recursos psiquiátricos comunitarios e a dispoñibilidade (incluíndo unha boa dose de voluntarismo) dos técnicos” ya que en lo relativo a la asistencia psicológica y social en Ferrol solo existía un dispensario de psiquiatría dependiente del Sanatorio Psiquiátrico de Conxo y no se disponía de ningún dispositivo específico en la comarca para trabajar con la infancia. En la década de los 80 Ferrol era un hervidero de proyectos e iniciativas reflejo de inquietud de personas, profesionales o no, que buscaban la mejora de la sociedad: cursos de formación para profesionales, encuentros de debate y reflexión sobre la salud en general, la salud mental, la educación, las discapacidades y la integración de los niños/as con discapacidades,... Aspaneps no podía ser ajena a este proceso y así, desde una perspectiva comunitaria con escasos y limitados medios materiales y humanos pero con la motivación de padres, madres y profesionales que creían en su trabajo inició una importante labor, preventiva y asistencial, con la infancia, la familia e la discapacidad. A partir del año 1986 aconteció una transformación importante e la asociación ya que hasta ese momento la labor de los técnicos se realizaba en base a una relación de colaboración remunerada y, a partir de ese momento se regularizó la situación de los mismos mediante contratos laborales. Por otra parte, con la Ley de Servicios Sociales se creó un marco jurídico-administrativo de la política de actuación en materia social y se produjo desde el punto de vista financiero un incremento de las aportaciones económicas procedentes de la Administración local y Autonómica que permitieron una progresiva ampliación de los servicios que ofertaba la entidad al tiempo que se incorporaban al equipo nuevos trabajadores. Los principios que sustentaron la creación del Centro Psicosocial impregnaron también el ideario de Aspaneps: la intervención comunitaria, la importancia de la prevención mediante la sensibilización de la sociedad y de la propia Administración, la gratuidad del servicio siempre que fuese posible, la participación activa y reivindicativa de socios y profesionales para llevar a cabo los objetivos de la asociación; el funcionamiento democrático y el trabajo en equipo.

Atendiendo nuevas necesidades

La respuesta que se dio a las necesidades que presentaban los niños/as y los/as adolescentes fue modificándose a lo largo de los años. En principio era una demanda más educativa y social, coincidiendo con una etapa en la que estaban sin constituir los equipos psicopedagógicos de educación, los servicios sociales de base, etc. La progresiva creación de estos servicios y la creciente derivación desde los servicios sanitarios de atención primaria supusieron una evolución en el proceso asistencial para dar respuesta a las nuevas demandas y al trabajo de coordinación en red. La labor asistencial directa ante las dificultades emocionales, afectivas y conductuales que ya se estaban desarrollando, tuvieron su reconocimiento por parte de la Consellería de Sanidade en 1991 con la firma del primer convenio del Programa de Saúde Mental Infanto-Xuvenil del Área Sanitaria de Ferrol por lo que una parte del equipo técnico integra la Unidade de Saúde Mental Infanto-Xuvenil de referencia del Área. Paralelamente se fueron desarrollando proyectos más específicos en el ámbito asistencial, como los de Intervención con Familias con Menores en Situación de Risco Psicosocial con lo que se complementaban recursos asistenciales de tipo socioeducativo. La primera generación de niños/as con discapacidades que estuvieron integrados en la escuela finalizaban su etapa escolar en la que contaban con apoyos específicos, aulas de educación especial, profesionales especializados; pero ahora quedaba pendiente la salida de la escuela y a su reinserción socio-laboral. Por otra parte existía un perfil de jóvenes con dificultades de rendimiento escolar, o con problemas conductuales que dificultaban su adaptación a la escuela y propiciaban el absentismo y fracaso escolar. Es por lo que surgieron los Talleres Ocupacionales con una perspectiva de capacitación en hábitos y valores que propiciasen la inserción socio-laboral. Estas experiencias permitieron adaptar y transformar los recursos dando lugar a dos proyectos diferenciados. Por un lado el Centro Ocupacional-Aspaneps creado en 1991 que en la actualidad acoge a usuarios/as con discapacidad intelectual con el objetivo de apoyar el desarrollo de una vida autónoma en la medida de las posibilidades, contribuir a una vida relacional más rica y diversa, facilitar su integración en la vida social y mantener y potenciar las capacidades personales. Por otro lado se creó el proyecto “Espazo Aberto” para adolescentes con dificultades de adaptación escolar y social con el fin de favorecer el crecimiento personal reforzando la autoestima, la autonomía y el desarrollo de competencias sociales básicas, garantizando una mayor satisfacción en el plano individual, social y familiar.

En la actualidad

En la actualidad hay programas que se mantienen, otros que se han cerrado (fundamentalmente por falta de apoyo presupuestario) pero seguimos trabajando desde la diversidad y la concepción global de la persona coordinando unos programas con otros para contar con mejores recursos en beneficio del niño/a y de su entorno. El sistema de gestión de Calidad que hemos implementado contribuye a una reorganización más eficaz de la labor asistencial, delimitando cuatro áreas básicas de intervención especializada: Salud Mental Infanto-Juvenil, Atención Socioeducativa, Integración y Autonomía y Coordinación externa.